[PREVIA] Esta tarde, cueste lo que cueste

Colo Colo buscará un triunfo que le permita estirar su invicto como local ante Universidad de chile y, sobre todas las cosas, comenzar a escalar en la tabla de posiciones del Transición 2017.

A las 12 horas de este domingo se dará el pitazo inicial y comenzará a rodar el balón en el Superclásico 182 del fútbol chileno entre Colo Colo y Universidad de Chile. Es un partido distinto, la gente lo hace sentir así. La atmósfera que envuelve a este encuentro es única, los jugadores saben que se pueden jugar muchos encuentros durante el semestre pero este en particular, no solo se juega, se gana.

El presente de ambos equipos es dispar. De los cuatro partidos que se han disputado hasta ahora en el Torneo Transición 2017, el “Cacique” solo ha conseguido cinco unidades, enredando puntos de local que, quizás, más adelante serán necesarios si aspiran a ser los campeones.

En la otra vereda, el archirrival llega con confianza. Vienen de un triunfo ante Huachipato por 3 goles 2, con nueve puntos son los escoltas del puntero y, según palabras de su capitán, es el partido que mejor llegan, ya que los jugadores están muy identificados con los colores del club.

Pero eso en Macul no importa mucho. Es parte del folclore del fútbol, son un condimento más en la previa de un Superclásico que, por historia, favorece ampliamente a los albos. Basta con recordar cuándo fue el último triunfo de la U en el Monumental (Ver pág. 6) para explicar la superioridad de Colo Colo jugando estos partidos en condición de local. En la Ruca se hacen fuertes.

Para Pablo Guede, eso sí, los números y las estadísticas no dicen mucho en estas instancias. “En cada partido como un clásico, las estadísticas carecen de importancia. De que son partidos especiales, lo son. Pero el sentimiento es mucho más fuerte que todo, esas cosas pierden importancia cuando el árbitro da el pitazo inicial”.

Con respecto al juego que espera plasmar en la cancha, el entrenador agregó: “Esto es un partido especial. Mucha táctica y cosas maravillosas no se pueden plantear. Creo que lo genera el partido en sí, es superior a todo lo que se pueda imaginar. Vamos a atacar y hacer nuestro juego como lo hemos venido haciendo hasta ahora”.

Una de las grandes dudas para este partido era el ataque. El primero en encender las alarmas fue Esteban Paredes, que por problemas físicos no había podido entrenar con normalidad. Sin embargo, despejó todas las dudas y aseguró que estaría sí o sí ante los azules. No así Octavio Rivero, que por molestias en uno de sus pies podría cederle un lugar a Nicolás Orellana.

Comentarios

comentarios

Revisa también

Remontada de la mano de un Paredes intratable

El partido más emotivo entre Colo-Colo y San Luis se jugó hace casi un año …